17 marzo, 2014

Motín en Aranjuez

  
   Un lunes como hoy (17 de marzo), aunque no fue lunes, se inició el famoso motín en Aranjuez. 

Motín de Aranjuez. Foto: Wikipedia.org
   Fue un jueves de 1808 y se propició por diferentes causas. La principal de las cuáles, cómo no, era el hartazgo de las clases bajas. La derrota de Trafalgar causó estragos y los tejemanejes de palacio y aledaños eran la comidilla del pueblo (si es que llevamos en los genes el cuchicheo). Por otra parte la aristocracia estaba muy requemada con el gobierno de Manuel Godoy (claro, Carlos IV no podía con todo, el pobre) que encima les había subido los impuestos (válgame...). Y para más aliciente, el propio hijo del rey, Fernando también estaba tramando derrocar a su padre. Resumiendo, el desgobierno de un gobierno, aunque aquí no hubiese urnas (eso llegaría por primera vez en España en 1833).

    Lo dicho, se armó el follón. El populacho, dirigido por parte de la nobleza asaltó el palacio de Aranjuez ante el rumor de que los reyes habían salido de viaje. Dos días más tarde, el 19 de marzo, aparece Godoy escondido entre enseres y se lo llevan en medio de una “ensalada de palos”. Ante el linchamiento y la intervención del príncipe Fernando, el rey Carlos se ve obligado a abdicar en favor de su hijo, convirtiéndolo en Fernando VII.

    Años y años de historia pasaron por mi cabeza cuando, por primera vez llegué a las puertas del Palacio de Aranjuez. Tendría unos 11 años y viajaba con mis padres. Sus jardines, su inmensidad y sus aires de otra época me transportaron a un lugar de película. Sin embargo, al salir, lo que se nos pasaba por la cabeza a mis padres y a mí fue que, para que unos pocos vivieran tan bien, la mayoría tenía que estar viviendo en la extrema pobreza. Vamos, algo no tan distinto a lo que ocurre hoy dia.

Real Sitio de Aranjuez en la actualidad. Foto: Wikipedia.org
    Bueno, el caso es que se cambió un rey por otro, pero poco después ya sabemos qué sucedió, y estaba claro que el pueblo empezaba a cansarse y a tener voz propia. Alentado, supongo, que por lo sucedido años antes en Francia. Aunque bueno, eso ya será otra historia...


No hay comentarios:

Publicar un comentario